METODOLOGÍA

El proceso se inicia con una auditoría energética, que es un estudio integral de la situación del edificio, tanto de su envolvente como de las instalaciones de acondicionamiento interno y suministro de energía.

El Objetivo Básico de la auditoría energética es analizar la situación actual y proponer soluciones racionales para un uso lógico y eficiente de los recursos energéticos disponibles.

Puntos destacados de la Auditoría Energética:

-          Recopilación de la información necesaria sobre el edificio y sus instalaciones.

·         Datos constructivos (antigüedad, orientación, superficies, alturas, tipo de construcción etc.)

·         Sistemas energéticos (productores y consumidores )

·         Sistemas de climatización

·         Sistemas de ventilación

·         Sistemas de iluminación

·         Protección medioambiental, normativa aplicable

·         Análisis datos de suministro de electricidad y combustibles. 

-          Identificar cambios, acciones y modificaciones encaminadas a reducir el gasto energético, teniendo siempre en cuenta el confort de los usuarios y el máximo respeto medioambiental.